19 ago (EFE News).- Más de 60.000 inmigrantes a los que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) rechazó sus solicitudes para un beneficio migratorio tendrán hasta julio de 2022 para enviar una nueva solicitud, informó hoy jueves la agencia.

La nueva posibilidad para estos inmigrantes se da después de que un juez aprobara un acuerdo entre USCIS y unos inmigrantes que habían sometido una demanda federal que retaba la política de “sin espacios en blanco” que se aplicó a tres formularios (I-589, I-918, I-918).

La demanda presentada en noviembre pasado en el Tribunal del Distrito Norte de California desafiaba una política de la agencia adoptada bajo la Administración de Donald Trump (2017-2021) que apuntaba específicamente a los beneficios humanitarios para sobrevivientes de violencia doméstica.

De acuerdo con la medida impuesta por el Gobierno de Trump, USCIS rechazó las solicitudes que dejaban sin respuesta algunas preguntas, incluso cuando estas no correspondían al caso; por ejemplo cuando el solicitante no incluía una respuesta para el segundo nombre porque no tenía segundo nombre.

La agencia incluso rechazó las solicitudes en las que el solicitante escribió “ninguno” o “no se aplica” en lugar de “N/A”.

Los abogados de Northwest Immigrant Rights Project (NWIRP) y la National Immigration Litigation Alliance (NILA) presentaron la demanda encabezada por la salvadoreña Kenny M. Castañeda Peñate, una inmigrante guatemalteca identificada como I.S.A. y la inmigrante de India Akhilesh Vangala, que logró detener la práctica en diciembre de 2020.

Sin embargo, miles de solicitudes ya habían sido negadas. Los demandantes identificaron que más de 60.000 solicitantes fueron afectados. En un comunicado USCIS informó este jueves que estos inmigrantes “pueden enviar documentación a más tardar el 20 de julio de 2022 para obtener una fecha de recepción actualizada”.

USCIS también acordó notificar a las personas afectadas que haya identificado que pueden beneficiarse del acuerdo de conciliación, explicó la agencia.

También alentó a los afectados a revisar el acuerdo de conciliación para obtener información específica sobre cómo volver a enviar su solicitud o petición, o solicitar una fecha de recepción original.

En el caso Castañeda Peñate, la inmigrante ingresó a Estados Unidos en 2019 con sus dos hijos menores y presentó una solicitud de asilo dentro del plazo de un año desde su llegada al país. Pero esta petición fue rechazada bajo esta política, haciendo que la migrante perdiera la oportunidad de pelear su caso.

El acuerdo de conciliación también evita que la agencia adopte una política de rechazo similar respecto a otras formas de inmigración a menos que esté autorizado por ley o implementado legalmente a través de regulaciones. EFE News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *