(EFE-AlDíaenAmérica).- Cientos de personas llegaron al centro de Louisville para participar en la jornada de protestas que se llevó a cabo en cientos de ciudades a través de toda la unión Americana, para exigir un mayor control de las armas.

Rodeado de niños, jóvenes y familiares de víctimas de la violencia armada en Louisville, el Alcalde Fischer exigió desde el podium, más acción por parte delos politicos, previo a la marcha que se dirigió a las oficinas federales del Senador Mitch McConnell.

John Yarmuth, el Representante Estatal Demócrata, dijo que la frustración más grande de su Carrera ha sido el no poder aprobar una ley por el mayor control de las armas. Yarmuth, se retirará este año.

Entre los grupos participantes incluyó, JCPS Justice Now, We Day Kentucky y ACE Project.  A nivel nacional  en cientos de ciudades a lo largo y ancho del país pidieron mayor control a las armas de fuego, después de los tiroteos masivos ocurridos en las últimas semanas en un supermercado de Buffalo (Nueva York) y en una escuela de Uvalde (Texas).

Las concentraciones, organizadas por el grupo juvenil «March for Our Lives» (Marcha por nuestras vidas) se dieron en poblaciones grandes y pequeñas de todo EE.UU., desde Nueva York y Los Ángeles hasta zonas rurales de Iowa y Wisconsin.

La principal fue la de la capital, Washington DC, que se convocó junto al icónico monumento a George Washington, el obelisco que se alza en el centro de la ciudad a poca distancia de la Casa Blanca y entre el Capitolio y el monumento a Abraham Lincoln.

Aunque los organizadores habían dicho que esperaban decenas de miles de participantes, la concentración de Washington apenas reunió a unos pocos miles, en un día en que el cielo estaba gris en la capital estadounidense e incluso lloviznó.

Con carteles en los que se podían leer consignas como «No tiene que ser así. Pongamos fin a la violencia de las armas» o «Congreso, legisla ya, hazlo por nuestro futuro», los concentrados urgieron a la clase política a tomar medidas que restrinjan el acceso a las armas de fuego, especialmente a las semiautomáticas.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el presidente de EE.UU., Joe Biden, apoyó las marchas y aseguró que una mayoría de estadounidenses quiere medidas legislativas «de sentido común» en relación a las armas.

«El Congreso tiene que prohibir la armas de asalto y los cartuchos de alta capacidad; hacer más estrictos los controles de antecedentes y eliminar la inmunidad de los fabricantes de armas ante acusaciones legales», indicó Biden.

El grupo «March for Our Lives» fue creado en 2018 por estudiantes del instituto Marjory Stoneman Douglas de Parkland (Florida), donde se produjo un tiroteo en que murieron 17 personas.

Ese mismo año, la organización convocó una marcha en Washington a la que asistieron cientos de miles de personas, también con el objetivo de presionar al Congreso para que tomase medidas legislativas que restringiesen el acceso a las armas de fuego. 

En la marcha de hoy en Washington se produjo un pequeño incidente cuando, durante un minuto de silencio, un hombre se puso a gritar y varios asistentes se lanzaron a correr, aunque resultó ser una falsa alarma. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.