Los muebles blancos ganan la partida en las nuevas cocinas, en la que la ausencia de tiradores permite ganar espacio y funcionalidad, Un blanco luminoso que refleja la luz en cocinas con buena ventilación.


La interiorista Laura Martínez ha utilizado el blanco impoluto en una de sus reformas, un tono que contrasta con dos puertas de armario en madera natural y con el pavimento de parquet. La integración de los electrodomésticos en los muebles también ayuda visualmente a crear un espacio limpio y continuo.


Una propuesta en la que ha optado por mantener la zona de lavadero, pero dejándolo semiabierto a la cocina, e integrándolo con los mismos muebles a medida.
El espacio da prioridad a los tonos blancos y complementos de madera en roble natural, que proporcionan «muchísima calidez al ambiente y potencian la luz natural», explica Laura Martínez.
La ausencia de tiradores en el mobiliario de la cocina, «realza la apariencia impecable del blanco impoluto», añade. El resto de los elementos decorativos mantienen una paleta de tonos neutros, con algunas pinceladas de color azul y también con la incorporación de la frescura viva de las plantas naturales, que ayudan a crear un ambiente acogedor y familiar.

Cocina Welcome de la colección Moderno Natural de Schmidt. Foto cedida por la firma Schmidt.


MATERIALES NATURALES
Schmidt, la firma francesa de diseño y mobiliario a medida, asegura que la naturaleza va a ser la protagonista en las reformas de las casas. «El uso de materiales o texturas naturales como la madera, estampados de flores y plantas o un rincón verde conseguirá aportar ese toque vegetal a cada estancia de la casa, también en las cocinas», comenta Jean Michel Jaegle, diseñador de la firma.


En la misma línea naturalista, Aurélie Demeure, directora de Marketing y Comunicación de la firma, asegura que la búsqueda del confort lo invade todo.
La madera de roble y el color verde enmarcan su deseo de conectar con la naturaleza. También utiliza en las cocinas un material que simula el acabado de terrazo, de aspecto marcadamente mineral, con fragmentos de piedras que le imprimen carácter a la encimera, así como la iluminación led que favorece los muebles altos, donde se colocan también algunos nichos de metal.


La nueva propuesta de Mobalpa hace de la cocina el eje vertebrador en la que se entrelazan otros espacios de la casa, haciendo que cada proyecto sea una obra a medida que responda a todas las necesidades.
«El diseño refleja un estilo de vida con tiempo para cocinar y abierto a la zona de estar y a la visita de los amigos», explica Sophie Renou-Vachet, responsable del departamento de Diseño de Mobalpa.
Para los diseñadores de Beko, la cocina es la zona de la casa que debe ser a partes iguales funcional, versátil, acogedora y cómoda, respondiendo a las necesidades de cada familia.
Una vez decidida la distribución de la cocina, el tema fundamental por resolver es el color, y aseguran que se ha impuesto la tendencia a utilizar y combinar el blanco y el negro, «muy en línea con las nuevas corrientes minimalistas».
El secreto está en saber escoger qué parte irán de blanco y cuáles de negro con el fin de aprovechar toda la luz que entra en el espacio, aportamos también un toque elegante y sobrio al mismo.


«Los electrodomésticos son un elemento a tener en cuenta si de verdad queremos que la cocina respire un mismo estilo», advierten por eso campanas extractoras decorativas, vitrocerámicas, hornos y microondas o lavadoras combinan a la perfección en sus tonalidades negras, blanco o inoxidable dentro de la estancia.
Los expertos de BC3 Cocinas combinan los materiales naturales como la madera y el vidrio, con el hierro y el mármol para crear un espacio tranquilo, cálido y relajado.
El blanco es el color por el que también apuestan en los muebles, a los que añaden una «estética urbana con el negro en los accesorios, como los grifos para conseguir un contraste rompedor».
Inmaculada Tapia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.