Louisville KY.- Una demostración simbólica llamada Digan Sus Nombres (Speak Their Names) sirvió para recordar a las víctimas de la violencia doméstica, en el parque Jefferson en el centro metropolitano de Louisville.

La ceremonia fue organizada por el Centro para Mujeres y Familias (CWF por sus siglas en inglés), en el arranque de octubre, en el que se busca concientizar sobre la violencia doméstica y como afecta a la sociedad.

En la ceremonia hubo 19 sillas blancas vacías, cada una con el nombre de una mujer que ha sido víctima fatal de violencia doméstica, entre ellos, dos mujeres hispanas.

En lo que va del año la lista de víctimas de violencia doméstica va en camino a duplicar a las que fallecieron en el 2021.

En Louisville entre el 20 y el 25 por ciento de los homicidios tienen conexión directa con la violencia domestica, de acuerdo a la Policía de Louisville (LMPD).

Una de cada cuatro mujeres y uno de cada cinco hombres experimentarán violencia doméstica en sus vidas según las estadísticas. Y el 15% de todos los crímenes violentos, suceden en relaciones íntimas entre parejas, dice el sito del CWF.

Además de conmemorar y honrar a las víctimas de la violencia doméstica, “el propósito de la ceremonia es recordar a la comunidad que es hora de hablar sobre este problema”, dijo Elizabeth Wessles-Martin, Presidenta y CEO del Centro para Mujeres y Familias en Louisville. Como comunidad debemos de hablar sobre este tema, todo el año, y no de una manera temporal.

David L. Nicholson, Jefe de la Oficina del Trámites del Circuito de Jefferson (Jefferson Circuit Court Clerk), dijo que la violencia doméstica es la raíz de la violencia que afecta a las familias, pero también a la comunidad entera, puesto que afecta a nuestros vecinos, amigos y a las familias. Cada uno de nosotros se merece una relación sin violencia doméstica. Nicholson, dijo que para contrarrestar la violencia, es necesario apoyar a los sobrevivientes, conversar sobre este tema y llamar a la línea del Centro para Mujeres y Familias. Gracias al trabajo en común con los sheriffs y su oficina, se ha logrado asistir a miles de víctimas.

Durante la ceremonia, cada nombre de las víctimas fue leído en voz alta y familiares o amigos colocaban una flor en cada una de las sillas, recordando a las víctimas.

“Al ir leyendo cada nombre, se renueva el compromiso de trabajar más duro para contrarrestar y terminar con la violencia doméstica”, dio a conocer el CWF.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *