Washington, 13 dic (EFE).- El borrador preliminar de un proyecto de ley que se negocia en el Senado estadounidense sobre los beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), conocidos como «soñadores», contempla un aumento de la seguridad en la frontera y extiende al menos por un año la vigencia del Título 42.

El texto, está impulsado por la senadora demócrata Kyrsten Sinema y el republicano Thom Tillis, y de momento es solo un marco de trabajo para alcanzar un acuerdo que permita el avance de su tramitación parlamentaria.

Los senadores promueven un incremento del 14 % en el salario de los agentes fronterizos y requiere que la cifra mínima de personal se sitúe en 20.500 funcionarios.

El documento también aborda el previsible fin del Título 42, una norma por la que EE.UU. ha expulsado a más de 2,7 millones de migrantes indocumentados de forma exprés bajo el pretexto de la pandemia.

El 21 de diciembre se cumple el plazo que la Justicia ha dado a la Administración de Joe Biden para prepararse para suspender el Título 42, instaurado durante el Gobierno de Donald Trump (2017-2021).

Ese borrador preliminar apuesta por que se mantenga al menos un año hasta que los centros de tramitación de los casos de migrantes estén operativos.

La aceleración del proceso de asilo con un incremento de trabajadores dedicados al respecto y la puesta en marcha de medidas para mejorar el sistema de concesión de visados de empleo son otros de sus puntos, junto con la apertura de una vía para la ciudadanía a cerca de dos millones de migrantes, tal y como había avanzado la prensa.

La elegibilidad se limitará a quienes hayan tenido una presencia continuada en Estados Unidos desde el 15 de junio de 2018, que eran menores de edad cuando llegaron al país y que el 15 de junio de 2018 no superaban los 38 años.

El texto estipula que quienes hayan conseguido la residencia permanente pueden esponsorizar a su pareja e hijos menores, mientras que sus padres u otros familiares serán sometidos a los requisitos migratorios habituales.

Los partidarios de ofrecer una solución permanente a los «soñadores» quieren hacerlo antes de que acabe el año para evitar que cuando los republicanos recuperen en enero el control de la Cámara de Representantes se bloquee cualquier iniciativa migratoria, tal y como han avanzado los conservadores.

La organización FWD advirtió hoy de que si DACA acaba habrá de media 5.000 beneficiarios que cada semana durante los próximos dos años perderán su derecho a trabajar de forma legal en el país y su protección frente a la deportación.

Asimismo, cada día durante también los próximos dos años más de 1.000 hijos estadounidenses y parejas de beneficiarios de DACA se verían separados de sus familias. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *