Ana Milena Varón

Los Ángeles, 23 ene (EFE).- Katya Echazarreta, quien hizo historia como la primera mexicana en viajar al espacio exterior, quiere usar su hazaña para, alentar a los niños hispanos de Estados Unidos a realizar y completar sus estudios universitarios y mostrarles que los héroes también pueden sentirse vulnerables.

La ingeniera de 27 años realiza charlas en el país para impulsar a estudiantes hispanos a continuar sus estudios como parte de la campaña de la beca HACER.

Enfatiza que incluso personas como ella han sido en algún momento vulnerables. Por eso comparte su experiencia sobre “todo lo que estaba viviendo» cuando apenas era una estudiante inmigrante.

“Para mí es muy importante siempre ser muy honesta y ser vulnerable; contar que fui vulnerable y aún lo soy”, manifestó.

https://www.instagram.com/p/CeYeuSFOcN0/. Kathya Echazarreta.

Echazarreta se mudó a Estados Unidos cuando tenía ocho años. Como la mayoría de los niños inmigrantes tuvo “muchísimos problemas con el idioma, porque yo no hablaba nada, nada de inglés”.

Recuerda que los niños de su escuela se burlaban de ella pese a vivir en San Diego (California), ciudad ubicada a pocas millas de la frontera con México.

“Tener que estar en un salón donde no entiendes absolutamente nada y que tu maestra le está diciendo a tus papás que puede que tengas que repetir el año fue muy, muy difícil”, refirió.

Sin embargo, es consciente de que ese momento de vulnerabilidad la “impulsó muchísimo” a luchar y lograr en poco tiempo igualar y superar a sus compañeros. “Eso es lo que he llevado conmigo durante toda esta trayectoria”, dijo.

Lograr destacar en su escuela como una niña inmigrante no es el único obstáculo que tuvo que superar. “Desafortunadamente, aunque una persona sea muy dedicada y le encante estudiar, la realidad de estar en Estados Unidos es que la educación es muy, muy cara”, lamentó.

Por eso buscó opciones para continuar su educación y convertirse en la primera graduada de la universidad en su familia.

“Comencé en un colegio comunitario porque es lo único que podía pagar y gracias a eso me otorgaron dos becas completas para ir a la universidad de mis sueños”, contó la ingeniera.

Fue gracias a su buen desempeño en la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA) que consiguió una oportunidad en la agencia espacial NASA, donde se convirtió en ingeniera de tiempo completo en el Laboratorio de Propulsión a Chorro.

UN SALTO GIGANTE

Fue elegida por la organización sin fines de lucro Space For Humanity entre 7.000 candidatos para realizar un vuelo de 10 minutos al espacio exterior. En junio de 2022 se convirtió en la primera mexicana en salir de la Tierra en un cohete de la empresa Blue Origin y en la mujer más joven en llegar al espacio, lo que la hizo una heroína para muchos niños.

Echazarreta quiere que su hazaña también ayude a las mujeres a romper la brecha de género en la carrera espacial.

“No estamos donde deberíamos estar”, opinó sobre el papel de la mujer en las ciencias. Pero sostiene que esto no se de debe sólo a la desigual representación femenina sino al trato que reciben en este campo.

“Es, desafortunadamente, un problema muy, muy común para las mujeres sufrir acoso de compañeros, jefes, maestros, profesores o estudiantes”, explicó.

Tras superar estas barreras la mexicana, nacida en la ciudad de Guadalajara, ahora ha dedicado tiempo a impulsar a los estudiantes hispanos a buscar y usar recursos que les permitan alcanzar la educación superior.

Este martes impartirá una tutoría personal a estudiantes en la plataforma de HACER, de la empresa McDonald’s, a la que también están invitados los padres, para quienes tiene un mensaje especial sobre la honestidad.

“Siento que muchos papás y muchos adultos no son honestos con sus hijos aunque estén teniendo situaciones muy difíciles. Y los niños pueden ver y sentir que algo no está bien, pero los papás no les dicen el porqué. Entonces muchas veces estos jóvenes están muy confundidos y no entienden completamente las situaciones”, sostuvo.

Asimismo, considera que es importante enseñar a los niños y jóvenes a que les guste aprender “lo difícil”.

Ese mismo mensaje es el que ha llevado a México para emprender su próximo reto: «Ayudar a establecer la industria espacial mexicana».

«Quiero volver al espacio pero en una misión de México», subraya, consciente de que será una misión difícil.

“México no tiene una base legislativa para poder tener una industria espacial, así que ese es el paso número uno para nosotros”, señaló.

No obstante, asegura que en este objetivo «estamos en un buen camino”.

Echazarreta hizo una invitación para que más estudiantes latinos soliciten la beca nacional HACER antes del próximo 6 de febrero, cuando vence el plazo.

“No hay que darse por vencidos”, concluyó. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *