Cómo un simple correo electrónico o mensaje de texto puede exponerle a un fraude. 

Actualmente las víctimas más frecuentes de fraude son latinos y afro descendientes en comparación con los blancos. Photostock.

Contenido patrocinado por JP Morgan Chase & Co.

La pandemia ha acelerado el robo de identidad, y el impacto en el ciudadano común es cada vez más significativo. De hecho, los estadounidenses han perdido más de 382 millones de dólares por estafas relacionadas con cheques de estímulo y beneficios de desempleo, tratamientos falsos para COVID-19 entre muchos más, según la Comisión Federal de Comercio (FTC). 

Actualmente las víctimas más frecuentes de fraude suelen ser latinos y afro descendientes en comparación con los de origen caucásico.  Por eso es crucial reconocer el funcionamiento de estas prácticas fraudulentas que pretenden robar su dinero que ha sido ganado con esfuerzo.  

JPMorgan Chase está dispuesto a ayudar a los consumidores a aprender a detectar actividades sospechosas, desde correos electrónicos, mensajes de texto, hasta falsas sugerencias de cómo mantenerse saludable.  Nos sentamos con Jeremy Haydon, gerente de la comunidad local de la sucursal de Chase en el 416 de la calle Jefferson, para hablar sobre los consejos y las mejores prácticas para un futuro financiero mejor y más seguro.

Al Día: ¿Qué cosas debe analizar el consumidor para evitar una posible estafa? 

Jeremy Haydon: Principalmente los correos electrónicos y los mensajes de texto. Phishing es el nombre elegante que se le da a los correos electrónicos que fingen ser de empresas de confianza, incluyendo a los bancos. En realidad proceden de delincuentes que intentan obtener su información personal, contraseñas y números de tarjetas de crédito.

En el correo electrónico pueden pedirle que responda o que haga clic en un enlace que le lleve a un sitio web que podría ser por ejemplo igual al de su banco. Allí pedirían su nombre de usuario, contraseña, número de cuenta, número de identificación personal (PIN), número del Seguro Social u otra información personal. Además, si hace clic en un archivo adjunto a ese correo, podría descargar un software llamado malware que rastrea o roba su información.

Por lo tanto, tenga mucho cuidado al hacer clic en un enlace de un correo electrónico; en su lugar debe ir directamente al sitio web de la empresa. Y no haga clic en los archivos adjuntos a menos que esté seguro de que proceden de alguien que conoce y en quien confía.

Los estafadores se ponen en contacto con las víctimas por mensaje de texto o por teléfono, desde un número desconocido, diciendo que hay un problema con su cuenta bancaria, o que su cuenta ha sido cerrada, congelada o que será cancelada a menos que llame a cierto número de teléfono o que vaya a al sitio web que aparece en el mensaje, donde posteriormente intentarán obtener su información personal y/o de su cuenta.

Al Día: ¿Hay algunas señales específicas que se puedan identificar?

Jeremy Haydon: Sí, aquí hay un par de señales muy obvias:

– Por lo regular los estafadores suelen decir que hay un problema o un premio. Pueden decirle que tiene un problema con el gobierno, que debe dinero, que alguien de su familia tiene una emergencia, que hay un problema con una cuenta suya o que ha ganado dinero de la lotería. Recuerde que: si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea falso.

– Después de plantear el problema o el premio, los estafadores le presionarán para que actúe inmediatamente. Quieren obtener su información sensible antes de que tenga tiempo de pensarlo. Puede ser que le amenacen, que le insistan en la urgencia o que le digan que el tiempo se acaba. Sin embargo, ninguna empresa o agencia gubernamental legítima le presionará de esta manera, ni le pedirá por teléfono o por correo su información personal, como su número del Seguro Social, su cuenta bancaria o los números de su tarjeta de crédito.

Al Día: ¿Cómo pueden los consumidores proteger su dinero y su información? 

Jeremy Haydon: Estas son algunas de las mejores prácticas: 

Proteja su información en línea. Descargue y actualice el antivirus de su computadora y no introduzca información sensible en computadoras públicas o en redes no seguras. Además, tenga mucho cuidado al dar su nombre de usuario y la contraseña de sus tarjetas o bancos por Internet, esto incluye sitios web y aplicaciones financieras que ofrecen herramientas para ayudarle a gestionar sus cuentas, invertir o preparar sus impuestos.

– Realice sus compras sólo en sitios web seguros. Busque el símbolo de un candado en la dirección de los sitios que visita. Eso le ayudará a proteger el número de su tarjeta de crédito, la fecha de caducidad o el código CVV de tres dígitos.

– Cambie sus contraseñas con frecuencia y utilice una combinación de letras, números y caracteres especiales. No utilice el nombre de su mascota, el de su hijo o cualquier otra cosa que pueda ser fácilmente reconocible.

Cree una contraseña distinta para cada institución financiera. Esto proporciona un nivel adicional de protección en caso de que haya un problema con alguna de ellas.

– Supervise sus cuentas. Acceda a sus cuentas con frecuencia, incluso a diario a través de la banca en línea o de su aplicación de banca móvil, para controlar las transacciones y el saldo de su cuenta. Investigue las transacciones que no reconozca. Además, revise sus estados de cuenta mensuales y, si hay algún problema, póngase en contacto con su banco de inmediato.

– Agregue una protección adicional. Conocida como autenticación de dos factores o multi-factor, es un sistema que le hará dar uno o dos pasos adicionales para acceder a su información. Por ejemplo, puede solicitar que se le envíe un texto con un código de confirmación a su teléfono celular. En Chase, cuando acceda a su cuenta electrónica por primera vez, o con un dispositivo diferente, le pediremos su nombre de usuario, su contraseña y un código de identificación temporal que le enviaremos por teléfono, correo electrónico o mensaje de texto.

– Destruya documentos sensibles. Destruya los registros bancarios, los cheques que haya depositado a través de la banca móvil y otros documentos que contengan información sobre su cuenta. Guarde los estados de cuenta mensuales de las cuentas corrientes y de ahorro en un lugar seguro hasta que presente sus impuestos y luego destrúyalos también. Chase y otros bancos ofrecen estados de cuenta sin papel que le permiten ver la información en línea sin tener que preocuparse por deshacerse luego del papel. 

Revise su informe de crédito al menos una vez al año, léalo detenidamente. Puede solicitar un informe crediticio anual gratuito a cada una de las tres agencias nacionales de información crediticia, incluso aunque no sospeche de ninguna actividad irregular en su cuenta. Visite www.annualcreditreport.com.

Al Día: ¿Cómo protege Chase a sus clientes del fraude? 

Jeremy Haydon: Lo vemos como una asociación; nosotros le ayudamos a proteger sus cuentas e información, mientras que usted también lo hace. Supervisamos todas nuestras cuentas las 24 horas del día, incluso utilizando medidas de seguridad que no se pueden ver.

Además, si se efectuara una transacción no autorizada, ofrecemos una protección de responsabilidad cero, lo que significa que el cliente no será responsable de ella. 

Pase por la sucursal principal de Louisville, en la calle W. Jefferson para obtener más información sobre el compromiso de JPMorgan Chase con la seguridad del cliente, y conozca nuestras herramientas de prevención y protección contra el fraude. Esperamos poder trabajar con usted. 

Contenido patrocinado por JPMorgan Chase & Co.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.