Coronavirus vaccination. Covid-19 vaccine. Doctor vaccinating child. Little boy getting flu shot.
Vacunación. Un doctor administra una vacuna contra el COVID19 a un niño.

Esta semana, la Administracion de Alimentos y Medicamentos ha autorizado la vacuna Pfizer de refuerzo para niños de 12 a 15 años, así como una tercera vacuna para los niños más pequeños que son inmunodeprimidos y es posible que no respondan completamente a dos inyecciones. Los expertos instan a los padres de familia de Kentucky a que consulten a su pediatra o médico de familia y creen un «plan de acción» para las vacunas COVID de sus hijos. Ben Chandler, de la Fundación para un Kentucky Saludable, explica que, para los niños con determinadas afecciones, los beneficios de protección que ofrece la vacuna superan con creces los posibles efectos secundarios.

«Especialmente si su hijo tiene asma, diabetes u otras vulnerabilidades. Si tienen esas enfermedades crónicas, podemos asegurarle que sus riesgos con COVID son dramáticamente mayores que cualquier riesgo que puedan tener al recibir la vacuna», enfatiza Chandler.

La Fundación ha lanzado Choca Esos Cinco por la Salud, una campana en inglés y español para ayudar a abordar las preocupaciones de los padres relacionadas con las vacunas en grupos focales, con el apoyo de Anthem Blue Cross y Blue Shield Medicaid en Kentucky. La campaña incluye cinco pasos que los padres deben considerar al vacunar a un niño.

Leon Lamoreaux de Anthem Blue Cross y Blue Shield Medicaid en Kentucky dice que quiere que las personas esten informadas y empoderadas al tomar decisiones críticas relacionadas con la atención médica para sus familias.

«Y creemos que esta campaña de servicio público ayudará a reforzar ese mensaje fundamental para los padres y las familias», aseguró Lamoreaux.

En una encuesta realizada por la Fundaci´ón de la Familia Kaiser, muchos padres de niños menores de 11 anos dijeron que estan preocupados por los posibles efectos desconocidos a largo plazo de las vacunas. Y más de la mitad de los padres con ingresos anuales inferiores a 50 mil dolares expresaron su preocupacion por tomarse un tiempo libre en el trabajo para llevar a los ninos a las citas de vacunacion y ayudarlos a recuperarse de los síntomas.

Chandler señala que la conveniencia es una prioridad para los padres, independientemente de sus ingresos. «Estan considerando donde programar la cita, ya sea en el consultorio del medico, una farmacia, una escuela, una iglesia, etc., y quieren que sea lo mas facil posible», mencionó además Chandler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *