Recordar esos primeros cheques que recibiste por un trabajo de verano, por trabajar cuidando niños o la mesada que te hayan asignado tus padres, te hace recordar con nostalgia los momentos más simples de la vida. Hoy, es muy probable que tus hijos estén pasando por un momento muy similar actualmente.

«Los niños comienzan a aprender sobre dinero a una edad temprana y cuando comienzan a ganar dinero, es un gran momento para hablar sobre hábitos financieros saludables que pueden durar toda la vida, como ahorrar, hacer un presupuesto y aprovechar al máximo lo que ganan», dice Jeremy Haydon, Supervisor Comunitario en Louisville.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlos a comenzar su propio viaje hacia una buena salud financiera:

Permíteles ganar su propio dinero: Las mesadas son una gran oportunidad para que los niños ganen su propio dinero con los «trabajos» de la casa, como regar plantas, cuidar las mascotas o realizar las tareas asignadas. Para ayudarlos a administrar el dinero que ganan, puedes abrirle una cuenta bancaria para niños que les de acceso a sus fondos con tu supervisión y control. Es como un «permiso de aprendizaje» para el dinero que le permite designar cuánto pueden gastar y dónde. La cuenta Chase First Banking viene con su propia tarjeta de débito para que comiencen a aprender sobre responsabilidad financiera brindándoles la oportunidad de entender los fundamentos sobre cómo ahorrar, gastar y ganar.

Háblale de la diferencia entre “deseos» y «necesidades»: Enseñarle a tus hijos la importancia de ahorrar para lo inesperado es una lección valiosa. Habla con tu hijo sobre lo que le gustaría hacer con su dinero y ayúdalo a crear una lista para demostrarle lo que podría considerarse como una necesidad versus lo que sería un deseo. Para mantener la conversación, involúcralos en discusiones familiares sobre la planificación de un viaje al supermercado, compras importantes o cómo ajustar el presupuesto cuando suben los precios de la gasolina y los alimentos.

Establéceles metas de ahorro: Tener una meta en mente puede hacer que el ahorro sea agradable. Motiva a tus hijos averiguando para qué quieren ahorrar y cómo pueden lograr su objetivo. Usa esto como una oportunidad para educarlos sobre la importancia de establecer metas y crear un plan que pueda ayudar a alcanzarlas.

Considera abrirle su primera cuenta bancaria: Muchos niños pueden optar por su alcancía como un lugar seguro para guardar su dinero, pero es importante mostrarle los beneficios de tener su dinero en un lugar seguro. Abrir una cuenta Chase First Banking a una edad temprana puede ser el primer paso para aprender a ahorrar y administrar para el futuro. Puedes hacer que sea una ocasión memorable visitando la sucursal local de tu banco y mostrándoles cómo usar su tarjeta de manera responsable.

Young mother elegantly dressed with her daughter using ATM machine on city street.

Háblale sobre el dinero: Es importante iniciar conversaciones sobre el dinero a una edad temprana, nunca es demasiado temprano. Ten una conversación abierta sobre el presupuesto discutiendo la importancia de investigar los precios para tomar decisiones informadas antes de comprar y mantén esas conversaciones con regularidad.

Para obtener más información sobre los productos de Chase para niños y adolescentes, visita tu banco de Chase local para hablar con Community Manager o visita https://www.chase.com/es/personal/financial-goals/life-moments.

Contenido patrocinado por JP Morgan Chase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.